Deshidratador de alimentos

Imagen de Yabebiry
Enviado por: Yabebiry

Existen dos grandes motivos para deshidratar alimentos: para lograr una mejor conservación de los mismos y para reducir los costes de aprovechamiento económico (puede venderse los alimentos todo el año con un menor presupuesto de transporte). La deshidratación se usa como método para la preservación de alimentos, pues al eliminarse el agua de los mismos, los microorganismos que provocan su descomposición no pueden crecer o desarrollarse en ausencia de tan necesario líquido.

La deshidratación, conserva por más tiempo las cualidades nutricionales de los alimentos, y de hecho es la técnica más antigua que se ha utilizado para ese fin.

Y además podemos disponer de los alimentos como granos, vegetales, frutas, legumbres, aromáticas, carnes rojas, aves o pescado, todo el año. Sean o no sean favorables en determinados períodos del año, las condiciones climáticas, etc.

Hoy afortunadamente, cada uno de nosotros puede tener en casa su propio deshidratador eléctrico, mediante el cual secar frutas, verduras, pasta fresca, hierbas, carne, etc. O por qué no una mezcla de verduras trituradas, para luego más adelante preparar una deliciosa y nutritiva sopa.

Pero los deshidratadores no paran allí. Nos pueden ayudar a devolver la textura crujiente de las galletas (esa que provoca que comer galletitas, sea justamente, comer galletitas) devolvernos el crocante del pan, fermentar el pan en la medida justa, deshidratar un recipiente con agua para preparar esencias aromáticas, etc…

Via | directoalpaladar

Artículos recomendados

Comentarios