Sopas frescas

sopas-frescas.jpg

Así como comemos helado en invierno y ya no nos importa nada, también tomamos sopa en verano. Claro que sí, porque si hay ganas, la estación no importa.

Así han nacido sopas de diferentes sabores y texturas, especiales para el verano. Capaces de convertirse en una entrada refrescante, incluso en esos días sofocantes de calor. Desde el gazpacho y el vichyssoise hasta los caldos de frutas y verduras, la variedad es agigantada.

Las sopas frías son exquisitas, son verdaderas joyas gastronómicas que además de saber bien, aportan valiosísimos nutrientes para el organismo. Así hay sopas para todos los gustos:

• Sopas ligeras, especiales para quienes quieren conservar la línea o seguir una dieta, o como entrante de un plato más consistente.

• Sopas nutritivas, para los que gozan de buen apetito o quieren tomarla como plato único o principal.

• Sopas para el gusto y la vista. Sopas que suman a sus ingredientes una decoración explosiva de colores primaverales y veraniegos: verde, naranja, rosa, rojo, diferentes tonalidades para abrir el apetito y poner moda en la mesa deleitando la vista.

• Sopas dulces. Una deliciosa y cómoda forma de consumir frutas frescas, cócteles de vitaminas beneficiosos para nuestro organismo o de saborear auténticos y deliciosos postres.

Las sopas constituyen un modelo característico de la famosa y saludable dieta mediterránea, al reunir una gran variedad de ingredientes combinados. Es un forma de transformar los alimentos en todos los sentidos: nutricional, sensorial/gastronómica e higiénicamente, para empapar el paladar y el organismo.

De a poco vamos a ir compartiendo recetas de sopas frescas, por lo pronto los invito a que si se saben alguna receta la compartamos aquí, todos juntos. Hagamos de esto una buena sopa.

Via | cocinayhogar

Artículos recomendados

1 Comentarios

[...] Ya hemos hablado sobre las sopas frías en “Sopas frescas” [...]

Mar, 2007-08-07 15:28
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.