La historia del tomate

Imagen de Valentina Lopez
Enviado por: Valentina Lopez
 
La historia del tomate comenzó en tierras sudamericanas, allá, en la zona costera de Perú, aunque otros plantean que surgió en el sur de México, con los Aztecas alrededor del año 700 A.C. Algunos estudios arqueológicos ubican sus primeros cultivos en el sur mexicano.
 
La palabra tomate, deriva de la palabra en nahuatí (lenguaje que hablaban los aztecas de América Central) “tomatl” y, aunque muchos lo discutan, es una fruta. Esta hortaliza viajó desde Perú en 1519 a España atravesando el Atlántico. Pero su llegada no fue al comienzo lo adecuada que debería haber sido. Sigue leyendo para conocer la historia del tomate
 

El tomate y su historia

 
En la primera mitad del siglo XVI, el farmacéutico y botánico Petrus Matthiolus catalogó al tomate como producto comestible y lo incluyó dentro de la misma familia de la mandrágora.
¡He allí el error! Pues la mandrágora era bien conocida en aquella época como una planta tóxica. Y, por extensión, desde principios del siglo XVII y durante dos siglos después, se creyó que el tomate era también un producto tóxico. A aunque a veces se aplicaba con fines medicinales, su consumo estaba desaconsejado.
 
Pero claro, la confusión no podía durar para siempre. Los marineros del mediterráneo habían visto cómo en América sí lo consumían y lo hacían sin cuidado alguno, al igual que el maíz o la patata. Por tanto, algunos aventureros se animaron a probarlo; esperaron un tiempo y a falta de enfermedad dedujeron que no era nada tóxico.
 

El tomate es una fruta sana

 
Por fin en 1731, el tomate fue desmentido de su “toxicidad” y pudo darse entrada hacia el mundo gastronómico. Pero claro, los cambios suelen tener detrás a un responsable y en este caso quien limpió la reputación del tomate fue el botánico Phillip Millar. Éste es el mismo botánico que bautizó a la hortaliza con el  nombre científico lycopersicon esculetum (que significa comestible en latín).
 
A partir de allí, poco a poco, el tomate se convirtió en protagonista de innumerables platos. Se generalizó en toda Europa por su sabor, su ductilidad y facilidad de cultivo. Para hoy ser ese amigo innegable de todo cocinero, capaz de dar ese toque justo de sabor y color a cada plato.
 
 
¿Conocías la historia del tomate? Dinos en los comentarios. Antes de despedirme les dejo algunas recetas con tomate bien simples que pueden intentar como una espectacular tortilla de tomates o tomate asado con muzzarella, ¡inténtalas!
anterior Cómo hacer chapati siguiente Rollo de pollo delicioso

Artículos recomendados

Comentarios