Pure de zanahorias para bebés

purebebes.jpg

 La comida del bebé es todo un tema, pues las primeras cucharadas de alimentos sólidos son el principio de un nuevo y largo proceso de desarrollo en la vida de nuestros niños.

Hoy nos enfocaremos en el famoso puré de verduras para los niños de 4 a 6 meses. Para realizar esta papilla, es fundamental que los vegetales sean frescos y estén bien limpios.

Además, como en esta primera etapa es fundamental que los alimentos estén bien triturados, a modo de lograr un puré fino y homogéneo, esta bueno que nos ayudemos por una licuadora o una trituradora de alimentos.

Si no tienes ninguno de estos aparatos o prefieres triturar la comida a mano, es muy buena idea utilizar un colador y un tenedor fino para pasar el puré.

Lo mejor es siempre comenzar con una sola verdura durante las primeras dos semanas y luego ir agregándole más vegetales. De este modo podemos saber si un vegetal en particular le desagrada o le cae mal a nuestro pequeño.

Los vegetales ideales para comenzar son la zanahoria, el boniato, la papa dulce o la batata, el calabacín, y el zapallo/calabaza.

Les dejamos aquí una buena receta como para ir comenzando:

 Puré de zanahoria

Picar la zanahoria o el vegetal elegido en trozos pequeños. O bien poner en un hervidor o en un colador sobre agua hirviendo y cocer al vapor unos 15 minutos, o hasta que estén tiernas, o bien poner en una olla, verter agua hirviendo encima hasta cubrir y cocinar 15 minutos, hasta que estén tiernas.

Batir o aplastar con un poco de líquido de cocción o de agua hirviendo hasta obtener un puré. Servir un poco de puré en el recipiente del bebé y ofrecer tibio. Poner el resto en cubiteras esterilizadas y congelar.

Sugerencias

• Preparar el puré líquido, como con la consistencia de un yogurt.
• El puré de boniato o calabaza no lo prepares con procesadora porque queda pegajoso y con mucho almidón. En su lugar utilice un pasapurés o colador.
• Para recalentar la comida del bebé hay que tener ciertos ciudados. Parece una tarea facil, pero hay que tener ciertas consideraciones porque los alimentos mal calentados o muy tibios pueden servir de caldo de cultivo para muchas bacterias, especialmente si se los deja sin cubrir en una cocina calurosa y se lo recalienta varias veces. Por eso, recalienta solo lo que vas a utilizar en esa comida, recalienta el puré de una sola vez, guarda lo que no vas a recalentar en el refrigerador y en un recipiente con tapa, recalienta pequeñas cantidades en un recipiente esterilizado y resistente al calor. Introdúcelo en una olla con un poco de agua hirviendo en la base y revuélvelo constantemente.

Via | univision

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.