La Historia de Halloween

halloween.jpg

Hoy día, todos sabemos “qué” es Halloween. Al menos sabemos en que consiste Halloween hoy día, y que se espera de nosotros en esta fiesta: debemos disfrazarnos lo más terroríficamente posible, decorar aquello que queramos de colores negro y naranja especialmente, y salir por el barrio a pedir dulces con la amenazadora frase “dulces o truco” (o "Truco o trato", proveniente de la expresión inglesa "trick or treat").

Lo que posiblemente no sabemos, es cual es el origen de Halloween, cual es su esencia, y por qué. En definitiva, lo que posiblemente no sabemos, es de que se trata Halloween realmente.

Empecemos por la palabra. “Halloween” es una contracción de la expresión inglesa “All Hallow’s Eve”, lo cual significa literalmente: “Víspera de Todos los Santos”.  Y esta traducción ya es un buen comienzo para comenzar a comprender de que se trata Halloween. Pero ojo, dijimos un buen comienzo, por lo cual no nos podemos conformar solo con eso… ¿o vamos a parar recién en el comienzo?

La traducción de “Halloween” como “Víspera de Todos los Santos”, podría hacernos pensar que el origen de esta festividad, es otra proveniente de la Iglesia Católica: el Primero de Noviembre, la festividad de Todos los Santos. Pero ello no es precisamente así. En realidad el origen de Halloween tiene raíces célticas y romanas.

 Los romanos festejaban con su celebración llamada “Feralia” el descanso y la paz de sus muertos. Para esta oportunidad hacían sacrificios y proferían distintas plegarias a sus dioses. También tenían otra festividad llamada “Pomona”, que dedicaban a la diosa de las cosechas y los frutos, cuyo símbolo era una manzana. Y ello no es un detalle menor, ya que si observamos, uno de los juegos más tradicionales de Halloween es justamente el juego de morder la manzana (bobbing for apples).

Por su parte, y con anterioridad, los pueblos celtas de Irlanda, Gales, Escocia y el norte de Francia, celebraban su festividad llamada “Samhain” (o La Samon). Esta festividad ocurría entre finales de octubre y principios de noviembre, justo en al final de la temporada de cosechas y el comienzo del invierno.

Samhain significa "Fin del Verano", y su particularidad era que aquel día en que se celebraba, sucedía una intervención mágica donde las leyes mundanas del tiempo y el espacio se suspendían temporalmente y la barrera entre el mundo de los vivos y los muertos desaparecía.

Los druidas, sacerdotes o chamanes célticos, creían que en aquella noche que justamente sucedía el 31 de octubre, las brujas gozaban de mayor vitalidad que nunca. Por ello, en aquella fecha los druidas preparaban enormes fogatas y hacían conjuros, intentando ahuyentar a esos malos espíritus. Y la gente buscaba lo mismo, dejando dulces y comida en la puerta de sus casas, convencidos de que de ese modo, los crueles difuntos se irían contentos y les dejarían en paz.

Cuando el Cristianismo llegó a los pueblos célticos, la tradición del Samhain no desapareció, pese a los esfuerzos realizados por la Iglesia Católica para eliminarle, a ella y todas las supersticiones paganas capaces de opacarle. Sin embargo la fiesta del Samhain sufrió alguna transformación, pero permaneció.

Con la iglesia católica, el año celta se modifico según el calendario gregoriano. De este modo, el 1 de noviembre pasó a ser el Día de Todos los Santos; el Samhain, quedó como la víspera de Todos los Santos y fue denominada All-hallows Eve (pasando por abreviación, posteriormente, a conocerse como Halloween); y el Día de los Todos los Difuntos o Día de Todas las Almas, pasó a ser el 2 de noviembre. Estas tres celebraciones juntas, “Eve of All Saints”, “Day of All Saints”, and “Day of All Souls”, fueron denominadas por la tradición irlandesa Hallowmas.

A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses comenzaron a llegar a América y junto a ellos llegó su cultura y tradiciones, entre las cuales por supuesto, estaba incluido el Halloween.

Inicialmente, Halloween sufrió una fuerte represión por parte de las autoridades de Nueva Inglaterra, con una tradición fuertemente luterana. Pero a finales del siglo XIX, los Estados Unidos recibieron una nueva oleada de inmigrantes de origen céltico y la fiesta de Halloween, se fue mezclando con otras creencias indias, derivando en las costumbres que conocemos hoy: contar historias de fantasmas, hacer travesuras, bromas, sus bailes tradicionales, disfraces.

De este modo, Halloween en los Estados Unidos evoluciona y se desentiende de su tradición. Se convierte en una noche divertida, de un aura débil de misterio, brujas, fantasmas, duendes y espíritus. Pero deja de ser una noche de miedo, y por el contrario, reina el ánimo festivo y el buen humor.

Via | rincondelvago
Foto | cprat

Especiales

Artículos recomendados

Comentarios

1 Comentarios

buena nesecito la hisoria positiva de la historia de hallowee

Vie, 2009-10-16 17:24