Tarta volteada de peras

tarta-de-peras.jpg

Soy amante de los dulces y no hay nada mejor que una receta que parece que llevo muchísimo trabajo pero que en realidad se hizo rápido y sin muchas dificultades, pero que sin embargo queda con un excelente sabor y sorprende a más de uno. Esta receta de tarta volteada de peras es muy versátil porque si tenemos hecha la masa de la tarta está lista en unos 40 minutos con todo y tiempo de cocción y si queremos hacerla con otra fruta, o añadirle algún licor, también podemos. Es una de esas recetas que se presta para jugar y ser creativos.

Ingredientes:

Para la masa. 

  •  1 y 1/4 de taza de harina de trigo todo uso.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 1/2 taza de mantequilla sin sal, muy fría y cortada en cubos.
  • 1/4-1/2 taza de agua helada.

Para el resto de la tarta.

  • 3 peras grandes.
  • 1/4 de taza de mantequilla sin sal.
  • 1/2 taza de azúcar granulada.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/2 cucharadita de jengibre.

Preparación:

Primero hacemos la masa para la tarta. Unimos todos los ingredientes menos el agua y las ponemos en un procesador de alimentos hasta que quede como una arena. Si no tenemos un procesador podemos hacerlo a mano, cortando literalmente con un cuchillo la mantequilla fría en la harina con la sal y azúcar. Luego usamos el agua helada para unir la masa. No puse una cantidad exacta de agua porque depende también de la harina y del clima, pero queremos que quede una masa homogénea, que no sea pegajosa pero que sí manejable.

Antes de usar la masa debemos meterla en la nevera por al menos una hora, o media hora en el congelador para que tome más consistencia.

Mientras tanto, pelamos y quitamos las semillas de las peras. Buscamos un sartén resistente al calor del horno o en su defecto un envase para el horno, de torta quizás, que sea redondo y lo ponemos a fuego medio con la mantequilla para que se derrita por 10 minutos. Añadimos el azúcar y mezclamos. Quedará una mezcla también medio arenosa. Arreglamos las peras en forma de circulo con el centro hacia arriba, de manera que cuando volteemos la tarta quede la parte más bonita mostrando. Rociamos con la canela y el jengibre y cocinamos así por unos 15-20 minutos que el azúcar tome un color caramelo oscuro. Cada tanto rato debemos mover esto para que todo se cocine parejo y nada se queme.

Calentamos el horno a 200 grados C. y sacamos la masa de la nevera y la estiramos para ponerla sobre las peras luego. Lo que quede sobrando en los bordes no se desperdicia, lo ponemos dentro del molde que estemos usando. Para estar más seguros ponemos esto sobre una bandeja de horno para evitar derrames y llevamos al horno por 30-35 minutos o hasta que esté dorada la masa.

Al sacar del horno apenas lo dejamos enfriar unos 5 minutos y ponemos una base o plato por encima y listo, volteamos. Recuerden que tienen azúcar y caramelo, así que lo mejor es que sea un plato hondo.

Se sirve tibio o a temperatura ambiente y queda muy bueno con queso o con helado de vainilla.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.