Para untar: mantequilla de miel

para-untar-mantequilla-de-miel.jpg Robyn Mackenzie/iStock/Thinkstock

Existen muchos modos de saborizar las mantequillas en alguna de las instancias de su conservación. Una de las más clásicas es la mantequilla de miel. Es muy simple pero lo difícil es dar con las cantidades adecuadas para obtener el equilibrio perfecto entre los dos sabores. Este producto puede comprarse hecho, pero ¿por qué hacerlo si puedes preparar una exquisita mantequilla de miel en tu propia casa? Úsala en tostadas, bollos, galletas, pancakes y escones.

Ingredientes:

Usar tazas grandes para medir, y preparar de antemano un recipiente con tapa en el que quepa toda la cantidad de preparación

  • 3/4 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1/4 taza de miel a temperatura ambiente
  • 1 pizca pequeña de sal
  • Opcional: 1 pizca de esencia de vainilla

Preparación:

Mezcla en un bowl los ingredientes, integrándolos bien. Idealmente usarás un batidor de mano, pero puedes hacerlo a mano con un tenedor o cuchara también. Debes lograr una consistencia suave y cremosa.

¡Listo! Guarda esta mantequilla de miel en un recipiente cerrado en la heladera y úsala para untar tus panificados favoritos. ¡Pronto te costará usar cualquier otra mantequilla para tus dulces desayunos y tés! 

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.