Cómo elaborar salsa ketchup casera

Imagen de Juliana Pereira
Enviado por: Juliana Pereira

La salsa ketchup se ha convertido en uno de los ingredientes básicos en casi toda la totalidad de los hogares norteamericanos. De igual menera, en el resto del mundo se ha intensificado su consumo, sobre todo desde la aparición de las líneas de Fast Food (comida rápida) que la incorporan como elemento acompañante de las papas fritas, hamburguesas, pollo frito y cualquiera de estos innumerables productos.

Sin embargo, también podemos encontrarla como ingrediente de algunos platos, en ocasiones en algunos estilos de salsas para acompañar carnes, aportando su intensa mezcla de sabores agridulce.

Se dice que esta salsa tiene su antecedente en China, donde se empleaba una salsa agridulce para acompañar algunos platos de pescado pero que, a diferencia de esta, no incluía el tomate entre sus ingredientes. 

En el año 1876, Henry John Heinz comenzó a comercializar una variante que incopora el tomate: allí es cuando nace la actual salsa ketchup que ha trascendido hasta nuestros días. En aquellos momentos esta salsa dio el primer paso para el surgimiento de una de las más grandes compañías de producción de alimentos conservados en Norteamérica. Es curioso como aún podemos disfrutar de todos esos productos que muestran en su etiqueta el nombre Heinz.

No obstante, cualquier producción industrial implica el uso de aditivos alimentarios. Por lo tanto, la idea de fabricar una salsa ketchup en nuestra casa es una magnífica y divertida idea. Después de haberles hecho un poco de historia, les traigo esta receta que no tendría nada que enviadiarle a la que podemos adquirir en los supermercados.

Ingredientes:

  • 10 libras de tomate bien maduro
  • 1 ají pimiento rojo libre de semillas y cortado en trocitos pequeños
  • 4 cebollas grandes también cortadas
  • 1 1/2 tazas de vinagre de manzana
  • 2 dientes de ajo majados
  • 1 cucharadita de pimienta en grano
  • 1 cucharadita de malagueta en grano
  • 1 cucharadita de clavos de olor enteros
  • 5 ramas de canela
  • 1 cucharadita de sal de apio
  • 1/2 cucharadita de mostaza seca
  • 1/2 cucharadita de pimenta roja
  • 4 cucharadas de azúcar morena
  • 3 cucharadas de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

Cortar los tomates y pasarlos por el procesador de alimentos juntos con el ají pimiento. Colarlo a través de un colador o tamiz para eliminar los restos de piel y semillas.

Pasar luego las cebollas por el procesador y unilas a la mezcla de tomate y ají. Verterlos en una cacerola amplia (preferiblemente de acero inoxidable). Cocinar a fuego lento hasta reducir su volumen en una tercera parte y que se observe que la mezcla ha incrementado su espesor. Revolver con frecuencia.

Mientras tanto, adicionar el ajo, la pimienta, la malagueta, los clavos y la canela al vinagre. Cocinar tapado y a fuego lento en una cacerola pequeña por una media hora. Añadirlos a la mezcla espesa de tomate, ají y cebollas, junto con la sal de apio, sal común, pimienta roja, mostaza y azúcar.

Continuar cocinando hasta que alcance la consistencia habitual de esta salsa. En este punto debemos probar la mezcla con frecuencia e ir ajustando los sabores a gusto. Refrescar y envasar en refrigeración.

Artículos recomendados

Comentarios