Cómo preparar salsa de tomate para congelar

salsa de tomate congelada principal.jpg Volosina - RF - Thinkstock

La salsa de tomate es infaltable en la cocina. Por eso te proponemos preparar una salsa de tomate casera y además, congelarla para poder utilizarla cuando la precises. Seguro te resultará súper práctica tenerla ya lista para cocinar.

No solo puedes servirla como salsa para pasta sino que, además, puedes aprovecharla para preparar una deliciosa sopa de tomates. También puedes utilizar esta salsa como base para preparar otras comidas.

Aprendamos entonces cómo preparar salsa de tomate para congelar.

Ingredientes:

  • 225 gramos de tomates cherry o tomates pequeños
  • 1/4 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 3 chalotas, finamente picadas
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 albahaca grande o ramitas de romero
  • varias hojas de perejil
  • Sal y pimienta negra
  • 2 cucharaditas de azúcar (opcional)

Preparación:

Coloca los tomates en una cacerola grande con 6 cucharadas de agua. Humedece un trozo de papel pergamino con agua fría y extiéndelo por encima de los tomates. Tapa la cacerola y cocina a fuego muy lento durante unos 30 minutos (revuelve de vez en cuando). Cuida que la cacerola quede bien tapada así los tomates se cocinan con el mismo vapor de la cocción.

Luego, en tandas, coloca los tomates en un procesador de alimentos. Procesa hasta que quede una mezcla suave. Si es necesario pasa por un colador, desechando la piel y las semillas.

Coloca los tomates, el aceite de oliva, la cebolla, el ajo y las hierbas en una cacerola. Lleva a

hervir y luego cocina a fuego lento durante 40 a 50 minutos. Debe reducirse hasta terminar en unas 12 tazas de salsa. Luego sazona con sal, pimienta y un poco de azúcar, si crees que es necesario para disminuir la acidez de la salsa.

Tomato-Sauce.jpeg katarina drpic - RF - Thinkstock

Deja que la salsa se enfríe a temperatura ambiente y luego divide entre distintas bolsas de plástico herméticas. Congela hasta que la salsa se solidifique.

Cuando la quieras utilizar debes colocar la bolsa en un recipiente con agua fría durante más de una hora (para que así se descongele parcialmente). Luego puedes continuar el descongelamiento en la heladera o a temperatura ambiente.

Para preparar la salsa simplemente tienes que llevarla a hervir en una cacerola (a fuego lento) y servir sobre el plato que hayas preparado.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.