Galletas de avena con pasas, muy fáciles de hacer

Imagen de Yumy Gonzalez
Enviado por: Yumy Gonzalez

Soy una fiel amante de las galletas caseras, me gusta probar muchas recetas y tenerlas siempre disponibles para acompañar café, té o sencillamente para ofrecer a las visitas.

Esta receta es a base de avena. Conocemos el valor nutritivo que tiene la avena como cereal por su contenido proteíco y, fundamentalmente, por la presencia de una cantidad considerable de fibra soluble. La avena ha ganado gran popularidad en los últimos años por los efectos beneficiosos que ofrece para la salud en la reducción del colesterol, evitando la ocurrencia de accidentes cerebrovasculares.

Pues bien, conociendo todo esto acerca de la avena y sumando que está dentro de mis cereales preferidos, acostumbro a hacer estas galletas cuya receta quiero compartirla con ustedes. He intentado explicársela de la manera más sencilla de modo que pueda ser preparada por cualquiera que tenga el mínimo de conocimientos y sin el empleo de equipos complicados.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 taza de avena (en forma de hojuelas, no molida)
  • 1 taza de azúcar (preferiblemente morena)
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/4 libra de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de leche fría
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1/2 taza de pasas de uva

Preparación:

Tomar la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente y mezclarla con el azúcar. Empleando un batidor para huevo mezclar hasta obtener una especie de crema. Este procedimiento puede hacerse con la batidora eléctrica pero no es problema si lo hacemos a mano.

Mezclar la harina con la sal y el polvo de hornear. Cernir en caso que sea necesario. Adicionarla a la crema de mantequilla y azúcar. Incorporar el huevo, la vainilla y la leche. Con ayuda de un tenedor mezclar bien todos los ingredientes añadidos hasta obtener una especie de pasta gruesa.

Adicionar la avena, mezclar nuevamente hasta homogenizar la pasta. Añadir las pasas y suavemente incorporarlas a la mezcla. Colocar en el congelador por espacio de unos 15 minutos.

Luego de ese tiempo nuestra masa ahora se volverá más dura y podemos moldearla con las manos. Dividirla en dos o tres partes iguales. Formar cilindros de unas 2 pulgadas de diámetro y envolverlos en plástico transparente.

Nota: esta operación debe hacerse rápidamente para evitar que la masa vuelva a suavizarse.

Llevar nuevamente al congelador. Como mínimo una media hora después, sacar uno a uno los cilindros y cortarlos en rueditas de más o menos 1 cm de ancho.

Disponer de una bandeja metálica para horno previamente cubierta con papel encerado. Colocar en ella las galletas separadas unos cm unas de otras. Hornear por espacio de unos 15 minutos o hasta que los bordes comiencen a dorarse a una temperatura de 180ºC.

Al salir del horno se verán un poco blandas, pero en unos minutos se endurecerán.

A probarlas, ¡son riquísimas!.

Artículos recomendados

Comentarios