Postre mousse de café

pag100_6544.JPG Crovat

¿Quieres elaborar un postre diferente para servir a cada invitado de forma individual? ¿Eres amante del café, el cognac y te gusta el chocolate? Por eso... ¡Qué mejor que combinarlos todos juntos!

Para paladares refinados, preparamos una liviana y exquisita mousse de café para deleitarse después de una comida abundante. Esta porción es ideal para comer livianito ¡y no quedarnos con las ganas de algo dulce antes de dormir!

Ingredientes:

  • Brownie o vainillas
  • Yema  120 g
  • Crema de leche/nata  525 cc
  • Azúcar  140 g
  • Cafe instantáneo en polvo  2g
  • Gelatina sin sabor en polvo  12 g
  • Licor de café al cognac  200 cc
  • Salsa de chocolate

Preparación:

Este postre consta de una base que quedará a tu criterio según la receta que quieras elaborar. Dos alternativas posibles son las vainillas caseras (que puedes aprender a elaborarlas aquí), en este caso el gusto del postre será similar a un tiramisú, o bien, si eres más goloso y prefieres el chocolate, la opción ideal será preparar este brownie.

En ambos casos realizamos el proceso de elaboración correspondiente y volcamos la mezcla sobre una placa con papel manteca.

Una vez que tengas lista la base que vas a utilizar, comienza a preparar la mousse. En este artículo no solo aprenderemos a cocinar una mousse riquísima, si no que podrán ver el paso a paso de una receta de mousse diferente, ya que es elaborada por medio de un método de "pochado".

pag100_6516.JPG Crovat

Para hacer la mousse comenzamos batiendo las yemas con el azúcar y la mitad del licor. Batimos en un bol que estará apoyado en un jarro/olla puesto al baño María.

Debemos batir aproximadamente unos 10 minutos hasta que la mezcla se vuelva consistente, espumosa y quede marcado un surco en el fondo del bol cuando arrastramos el batidor.

Luego, retiramos el bol del baño María y continuamos incorporando aire a esta preparación llevándolo a una batidora eléctrica hasta que la mezcla espume aún más y se enfríe. Este proceso es igual al del merengue suizo.

pag100_6525.JPG Crovat

La consistencia será como la de una crema semibatida o como si hubiéramos batido huevos a punto letra. Reservamos.

En otro recipiente batimos la crema hasta llegar a 3/4 punto. No nos debemos pasar de batido porque si no corremos el riesgo de que cuando la incorporemos a los demás ingredientes se corte. Reservamos en frío.

En una taza, disolvemos el café instantáneo en 3 cdas de agua. Revolvemos hasta diluir todo el café.

pag100_6518.JPG Crovat

Volcamos el café y el resto del licor sobre la crema batida y recuperamos el punto.

¿Por qué colocamos el licor en dos preparaciones separadas? Porque si colocaramos toda la cantidad en el baño María, se evaporaría del todo y quedaría solo un leve sabor. Y si lo volcáramos todo en la crema quedaría un gusto muy invasivo en la preparación. Por este motivo realizamos la preparación de este modo y ubicamos en dos partes el licor, para conseguir el punto justo de sabor y textura.

pag100_6522.JPG Crovat

Ahora debemos preparar la gelatina. Para ello hidratamos la gelatina en polvo de la siguiente manera.

Siempre que hidratamos gelatina debemos tener en cuenta que la proporción en pastelería es por cada gramo de gelatina, 5 cc de agua. Por tanto, en este caso usamos 60 cc de agua. Colocamos el agua en un recipiente y vamos echando de a poco la gelatina mientras revolvemos con un tenedor. Esto es importante para evitar que queden grumos de gelatina y luego se sientan al comer el postre.

Cuando disolvimos la gelatina la llevamos 30 segundos al microondas a máxima potencia, hasta que se haya convertido en un líquido sin grumos al tacto. Reservamos unos 2 o 3 minutos para no usarla súper caliente.

pag100_6521.JPG Crovat

Mientras, mezclamos la crema con el café y el licor, con el batido de yemas, azúcar y licor.

pag100_6530.JPG Crovat

Realizamos este proceso con movimientos suaves para conservar el aire incorporado previamente en ambas mezclas.

Solo nos falta agregar la gelatina. Entonces tomamos 2 o 3 cucharadas de la mousse y las mezclamos en un recipiente aparte con la gelatina. Esto lo hacemos para que el brusco cambio de temperaturas y texturas no genere que la gelatina comience a hacer efecto y se vuelva grumosa y desagradable al paladar. Además, así se distribuye de forma pareja en todo el postre, teniendo como función sostener esta mousse para que al desmoldarla conserve su forma.

pag100_6533.JPG Crovat

Para asegurarnos de que no hayan grumos, volcamos la mezcla de gelatina y mousse en un tamiz, mientras la incorporamos a toda la preparación.

Incorporamos bien toda la mezcla y por último volcamos la mousse en los moldecitos.

Para este paso, escogí unos moldes cilíndricos de 5 cm de diámetro. Cortamos la plancha de brownie o vainilla con el mismo molde para utilizarlo de base. También podemos cortarlo con un diámetro menor para que la base no se vea por fuera y sea "sorpresa". En este caso, la receta rinde 16 moldes.

Hay moldes individuales rectangulares, de forma de corazón, triangulares, etc. Además podemos preparar el postre tipo torta, en un molde rectangular de 20x20 cm, o en uno circular de 20 cm de diámetro.

Finalmente, rellenamos los moldes con la mousse y llevamos a enfriar a la heladera/nevera, mínimo 3 horas.

pag100_6536.JPG Crovat

Desmoldamos y... ¡voilá! Servimos en un plato y decoramos con salsa de chocolate.

¿Puede haber algo más rico que este postre de mousse de café?

Artículos recomendados

5 Comentarios

Qué rico!!!

Mié, 2012-02-29 08:50

me gusta mucho

Lun, 2012-10-15 19:51

Gracias Soledad y José! Espero que lo preparen y puedan comprobar lo rico que es!

Vie, 2012-10-19 11:40

¡Delicioso! Muchas gracias por compartirlo, yo lo preparé hoy, a todos les encantó.

Dom, 2013-01-20 23:28

buenas, sabes como se llaman esos moldes y donde los puedo conseguir

Mié, 2013-05-15 17:13
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.