Palitos de queso crujientes

Imagen de Ruth Lelyen
Enviado por: Ruth Lelyen

¿Buscas algún aperitivo para tu fiesta nocturna? Pues te daré una idea que seguramente adorarás: palitos de queso crujientes. Escucha mis razones: primero, son sencillamente sabrosos; segundo, resultan adictivos del todo, y por último, se preparan con mucha facilidad. Eso sí, tendrás que hacer una gran cantidad, pues tus comensales van a acabarlos de una sentada.

¡Te espero en la cocina!

Ingredientes:

  • 1 ½ taza de queso Cheddar rallado
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal (blanda)
  • ¾ taza de harina (un poco más para espolvorear)
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimentón
  • 1 cucharada de leche o crema

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC. En el procesador de alimentos combina el queso, la mantequilla, la harina, la sal y el pimentón. Mezcla hasta que adquiera consistencia grumosa. Añade la leche y pulsa durante 10 segundos hasta que la masa pueda formar una bola.

En una superficie ligeramente enharinada extiende la masa con un rodillo y dale forma de rectángulo de 20 cm de largo y 25 de ancho, con medio cm de grosor. Ahora con un cuchillo afilado corta la masa en tiras finas de 20 cm de largo y 1 cm de ancho.

Engrasa una bandeja y transfiere allí los palillos dejando una distancia de 1 cm entre cada uno. Hornea en la rejilla media durante 12-15 minutos hasta que los bordes se doren y los notes crujientes. Retira del horno y pon a refrescar.

Sirve a temperatura ambiente. Estas barritas de queso pueden guardarse en un recipiente en el frío durante dos días, pero realmente saben mucho mejor y se recomienda tomarlas recién horneadas y servidas un poco después.

Empieza la fiesta, pon bandejas por todos lados y verás que en unos segundos no quedará un palito de queso crujiente. ¡A chuparse los dedos!

Artículos recomendados

Comentarios