Paparajotes: ejemplo dulce de la gastronomía murciana

paparajotes-ejemplo-dulce-de-la-gastronomia-murciana-1_0.JPG Avicentegil/Wikimedia

Finalizada la Semana Santa es tiempo de disfrutar de las Fiestas de Primavera en la Región de Murcia, en España. En la visita, es inevitable toparse con las barracas y las peñas, donde la gastronomía murciana alcanza todo su esplendor. Aperitivos, tapas, platos principales y confites se hallan por doquier y, entre ellos, un dulce poco conocido, pero a simple vista, delicioso: los paparajotes.

Este postre se prepara con hojas de limonero, especie frutal común en el Mediterráneo y un árbol muy familiar en la huerta del Río Segura. Para la preparación de este dulce tradicional de Murcia se escogen las hojas más tiernas, aquellas de un color verde más claro y con una textura fina y suave.

Esta selección es importante para obtener un resultado satisfactorio, pues la intensidad del aroma de limón variará en el parajote si las hojas no son las indicadas.

paparajotes-ejemplo-dulce-de-la-gastronomia-murciana-2_0.jpg André Karwath/Wikimedia

Cómo preparar paparajotes

La mejor opción para preparar paparajotes es ilustrarse con un oriundo de la Huerta de Murcia, o un apasionado de la misma, como es el caso que nos ocupa. De las manos de Antoñico, vecino de la provincia y cocinero amateur, es posible aprender en una tarde de domingo cómo se prepara este dulce murciano.

Estos son los ingredientes necesarios para elaborar paparajotes para 4 personas:

Ingredientes:

  • Hojas de limonero (3 o 4 docenas en función del tamaño)
  • 2 huevos
  • 3 cucharas soperas de azúcar
  • Ralladura de 1 limón
  • 1/2 litro de leche
  • 1/2 sobre de levadura royal de postres

Preparación:

Una vez se han lavado y secado convenientemente las hojas de limón, procedemos a mezclar la masa del dulce. En un recipiente se van introduciendo todos los ingredientes requeridos, preferiblemente con la ayuda de una batidora para mejorar el acabado.

Finalizado este paso conviene añadir harina para espesar la mixtura, si esta todavía tiene un aspecto líquido con el fin de facilitar su posterior solidificación. Esta tarea debe hacerse con precaución, para tampoco endurecerla en exceso.

A continuación se envuelven cada una de las hojas de limón en la masa, procurando que queden bien cubiertas. Mientras se opera de este modo, en una sartén cercana cabe calentar aceite de girasol para ir friendo las hojas que ya estén listas. Los paparajotes se retiran de la paila cuando adquieren un tono dorado y se van depositando en una bandeja preparada con papel absorbente.

Finalmente, ultimada la fritura, rebozamos cada una de las hojas en un plato colmo de azúcar y canela, por ambos lados, para darle el característico sabor caramelizado, ¡pero ojo con pasarse!

paparajotes-ejemplo-dulce-de-la-gastronomia-murciana-3_0.JPG Tamorlan/Wikimedia

Se aconseja servir los paparajotes tibios o calientes, en función de los gustos de los comensales, como postre o como merienda, acompañado de café de olla (café de cebada), infusiones, anís o vino dulce, y también a pesar de su típica aparición en primavera, los paparajotes murcianos se recomiendan para cualquier época del año.

"Sólo una cosa más", nos recuerda Antoñico. "Del paparajote sólo se come la masa dulce, no la hoja". Y bien que avisa, pues ya vamos por el primer bocado.

Artículos recomendados

Comentarios