Espirales de canela o Cinnamon Rolls

Imagen de Eliana Colman
Enviado por: Eliana Colman

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo es la comida… si, soy una golosa que le vamos a hacer, ya lo asumí y decidí compartir contigo mi amor por la gastronomía. Bueno, volviendo a los viajes, me encanta conocer los lugares no solo visitando, sino degustando parte de su cultura, es increíble las diferencias que hay entre un país y otro.

En uno de mis viajes a Estados Unidos quedé totalmente enamorada de los Cinnamon Rolls, esos bizcochitos o panificados tan llenos de sabor. Así que en mi mente rondaba, desde hace algo de tiempo, la idea de hacer mi versión de esos ricos espirales de canela, así que busque una receta de Cinnamon Rolls y puse manos a la obra.

Una de las razones por las cuales había postergado hacer esta receta es porque pensé que requería de mucho trabajo, lo cual es totalmente erróneo, si bien lleva varios pasos y también esperar a que la masa leude, no requiere de trabajar demasiado.

Veamos cómo preparar estos ricos espirales de canela ideales para disfrutar en el desayuno o merienda.

Espirales de canela

Ingredientes:

Masa:

  • 1 taza de leche tibia
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 1/3 taza de manteca
  • 4 ½ taza de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ taza de azúcar
  • 1 paquete de levadura (2 cucharadas y ½)

Relleno

  • 1 taza de azúcar morena
  • 2 ½ cucharadas de canela en polvo
  • 1/3 taza de manteca a temperatura ambiente

Baño

  • 85 gramos de queso crema
  • ¼ taza o 4 cucharadas de manteca a temperatura ambiente
  • 1 ½ taza de azúcar impalpable o glass
  • ½ cucharadita de vainilla
  • 1/8 cucharadita de sal

Preparación:

Entibia la leche y disuelve en ella la levadura. Agrega el azúcar, sal, huevos, manteca derretida y finalmente la harina.

Es hora de ensuciarse las manos y amasar un poco.

Debes amasar hasta obtener un bollo de apariencia homogénea. Usa un poco de harina extra en el proceso de amasado.

Una vez que el bollo de masa esté listo debes dejarlo descansar y levar dentro de un recipiente amplio cubierto con film, en un lugar cálido.

El bollo debe duplicar su tamaño, ¡no pude resitirme y metí mis dedos en la masa!.

En un recipiente pequeño combina el azúcar morena y la canela, reserva a un lado.

Ahora tienes que estirar la masa, lo ideal es obtener un rectángulo, el cual luego cortaremos al medio.

Unta la masa con la manteca del relleno y luego espolvorea con el azúcar y canela, si tu rectángulo de masa es muy ancho es el momento de cortarlo al medio.

Enrolla la masa procurando que el azúcar y canela no se escapen. Luego corta el rollo en tiras como las que aparecen en la foto.

Enmanteca una asadera bastante grande y comienza a cortar los espirales de canela.

Coloca los espirales en la asadera enmantecada dejando algo de lugar entre ellos para que puedan leudar. Tapa la asadera y deja que los espirales leuden por 30 minutos y mientras tanto precalienta el horno a temperatura media.

Hornea los espirales de canela por 20 minutos aproximadamente.

Mientras tanto prepara el baño, yo hice la mitad porque me pareció que sino iban a quedar muy dulces y pegajosos.

Para el baño debes combinar todos los ingredientes y listo, una vez que saques los espirales del horno colocas el baño por encima para que con el calorcito se funda e impregne de sabor toda la masa.

Lleva varios pasos pero la verdad es que el resultado final bien vale la pena, además el olorcito a canela queda rondando en la cocina, creo que no hay nada más lindo que entrar una casa y sentir ese olorcito a canela. Debo reconocer que es una de mis especias favoritas, si también es la tuya puedes aprender más sobre ella leyendo Canela: la dulce especia de Oriente.

Y si quieres seguir cocinando no puedes dejar de preparar una combinación que nunca falla, canela y manzana y para ello nada mejor que una Tarta de manzana con helado de canela.

anterior Fácil flan casero siguiente Ensalada César de camarones

Artículos recomendados

Comentarios